Ahora, por fin…

La historia de nuestra vida solo nosotros la describimos. Besos!!

Viviana Lizana Urbina

Miro atrás y me cuestiono…
Hubo un instante en que debí hacerlo…
Pero esto de hacer un atado para todo, pensar en si los hijos, que si no tengo para el alquiler, que si la colegiatura, la matensión de la familia…
Había muchas responsabilidades…
Mucho, mucho que pensar…
Y lo fui postergando, nadie comprendía mi decisión, pero fui fuerte, no me doblegarían. Siempre me sentí capaz de superar las contrariedades, aún a costa de cuánto llorara mi alma, pues la vida no se detiene y todo camina con ella…
Reclamos y más reclamos, maltratos y quebrantos por montones…
Así han pasado los años, hoy me veo al espejo y ¡ya no más!
La nieve me cubre, mi piel ya se marchita, pero mi corazón, aún tiene fuerzas para hacerlo…
Ya nadie depende de mí, los niños se han ido.
Ahora lo haré, por fin…
Ahora que deseo partir, buscaré un…

Ver la entrada original 37 palabras más

Y…

...Y asoma la primavera,   tu legado, en el pasaje, simientes de utopía en los recovecos diseminaste.   Anidan las golondrinas las de Bécquer, fungidas de besos aquellas, aprehendidas de miedos.   Dejaran a su paso yelma la tierra, esparcirán el vacío impasibles miradas, atisbaran su vuelo.   Madreselvas forjadas entretejidas en hierro, tus huellas…

LA ZAMACUECA

Como se diría en un banquete, delicioso aperitivo para esta entrada, bonita manera de describir un baile y acercarnos esas letras de Vicente Moreno de la Tejera siempre curiosas, al menos para mi. Buen comienzo de semana.

Contemporáneos de V.M. de la Tejera

zamacueca2

(NARRACIONES ESPAÑOLAS Y AMERICANAS, 1886)

EL baile popular de Chile y de todo el Pacífico se acompaña con una música muy bella y muy animada, que, como todas las de América, tiene un marcado sentimentalismo que sobresale en sus notas.

La zamacueca no es sólo el baile del hijo del pueblo.

Apenas hay familia en el Pacífico, y muy principalmente en Chile, que no lo baile.

Como la habanera, está la zamacueca suprimida en los programas de los grandes bailes; pero no hay soirée íntima en donde no se escuchen los acordes de tan graciosa danza.

Es de ver el donaire especial con que la chilena baila la zamacueca, secundada por su pareja, y mucho más si ésta es un roto.

El roto es el hombre del pueblo, de temple, de ingenio, de imaginación chispeante.

Se bate como bueno contra el enemigo, se halla siempre dispuesto…

Ver la entrada original 1.920 palabras más

Tu libro…

Cuando tendía la ropa en la azotea mi vista se desviaba al horizonte, bajo sus pies el vacío donde arraigaban sin lógica,  motivos para no ser vida. Caricias del viento, brisa leve entre bambalinas. Al abrir los ojos,  destellos de luz, entre las sabanas prendidas quedan,  las páginas de tu libro. Las desvisto de letras…

Madre naturaleza

No refleja el cuerpo lo que siente el alma espera delicias que sacien el hambre, aspira a ser sonrisa donde la risa fluya rugen los que impacientes rompen la humedad que anega la vida misma de tus entrañas. Recorren miradas, esencia prohibida néctar que naufraga dentro de tu boca buscan momentos, la lava fluye sin…